La piel es el órgano vital más grande del cuerpo humano, está en permanente interacción con todos los órganos vitales y es a través de ella que nuestro cuerpo expresa emociones, estímulos y está íntimamente relacionada con la función o disfunción de todo tu organismo físico, mental y emocional. 

Tiene la capacidad de regenerarse, es impermeable, resistente y flexible, respira y se mantiene activa las 24 horas del día realizando todo tipo de acciones fundamentales para el funcionamiento de tu totalidad como ser viviente, toda ella es una maravilla!

Es tiempo de normalizar ciertas realidades.

Es un ecosistema vivo que respira con poros diseñados para ser los guardianes de lo que entra (hidratación y nutrientes) y lo que sale (sudor y sebo). La piel no es un uniforme a la medida de los estándares de medios y sociales. Todos tenemos diversos grados de acné, textura, decoloración y cicatrices que cuentan la historia de cada individuo.

¿Qué es la piel «normal»? La piel normal es seca a veces y grasa en otras. Es sensible a los productos de la misma manera que nuestros cuerpos son sensibles a ciertos alimentos o cambios en el estilo de vida. Hay veces que amanece de mal humor y cambia día a día, mes a mes.

Envejece, al igual que nuestro cuerpo y nuestra mente. Tiene poros, textura, líneas, está viva.

Puede ser un tremendo desafío estar en paz con tu propia piel cuando las marcas de belleza constantemente están indicándote que uses tal o cual cosa porque tienes un problema (Qué no sabías que tenías o que crees tenerlo) recuerda que la mayoría de las marcas apuestan por inyectarte inseguridad para que pienses que necesitas comprar eso para lograr ser aceptado en la vida real y ahora en redes sociales.

Normalicemos que la piel tiene poros y que en la vida diaria no hay forma que luzca como luce con un filtro o retoque fotográfico, normalicemos las lineas que aparecerán si tenemos el privilegio de seguir cumpliendo años y que por ende cambiará. ¡Sí! Cambiará y es absolutamente la realidad, no queremos morir, pero al mismo tiempo, no queremos que nuestro cuerpo muestre los años de vida. 

Normalicemos la realidad de que la mayoría de fotografías que vemos en redes sociales, marketing en revistas, y medios de pieles “perfectas” son filtros y retoques y está genial! Pero que no es así en la realidad, normalicemos que día a día cambia porque nuestras hormonas como mujeres tienen un balance diferente día tras día, es tiempo ya de normalizar lo que es real.

Un skincare eficiente está enfocado en brindarte una piel saludable, protegida, resistente a los agresores del medio ambiente, balanceada y sobre todo en regalarnos instantes en nuestro día a día que nos conecten con nuestras sensaciones, sensorialidad y disfrute en las rutinas diarias. No te preocupes, el efecto secundario absoluto de una piel saludable siempre será una piel “bonita”.

Para nosotros skincare significa:

  • Skincare con ingredientes seguros basados en plantas para la piel, el planeta y los animales. La belleza no debería costar tortura y dolor para otras especies.
  •  Piel más hidratada y humectada.
  • Antioxidantes e ingredientes que ayuden a la piel a estar más protegida de los radicales libres, contaminación, radiación solar y estrés.
  • Ayudarla en el proceso de renovación celular teniendo una rutina eficiente de limpieza y exfoliación.
  • Darle amor con ingredientes que aporten materia prima de calidad para apoyarla en los cambios constantes hormonales y en el cambio que tiene a partir de los 25 años.
  • Son los momentos donde conecto con el instante presente usando como herramientas texturas, aromática y sensaciones. 

Disfruta un 20%off en tu primera compra
Aplica el código: cleanbeauty